Abengoa, compañía internacional que desarrolla soluciones tecnológicas innovadoras para el desarrollo sostenible en los sectores de energía y medioambiente, ha obtenido unas ventas de 1.656 M€ en el primer trimestre de 2011, lo que supone un crecimiento del 43% con respecto al mismo trimestre del año anterior. El resultado operativo (EBITDA) ha sido de 254 M€, un 30% más que en el primer trimestre de 2010, mientras que el beneficio después de impuestos alcanzó los 56 M€, lo que supone un crecimiento del 8% comparándolo con el periodo anterior.

El 52% de las ventas en este primer trimestre de 2011 vinieron de América, correspondiendo el 22% a Estados Unidos, el 18% a Brasil, y el 12% restante diferentes geografías del continente americano. España contribuyó con un 26% al total de las ventas de este primer trimestre.
Por segmentos, la actividad de Ingeniería y Construcción aumentó sus ventas en un 41%, alcanzando los 973 M€, con un margen sobre EBITDA del 13%. La cartera de pedidos en este segmento a 31 de marzo de 2011 sumaba 8.700 M€. La actividad de Infraestructuras de tipo Concesional, que incluyen fundamentalmente generación y transporte de energía eléctrica, aumentó sus ventas un 42%, alcanzando los 87 M€, con un margen sobre EBITDA del 70%. En estos últimos 12 meses entraron en operación tres nuevas plantas termosolares, cuatro líneas de transmisión y una desaladora.

Estrategias de Inversión
Análisis de las Super Corporaciones en bolsa
Análisis de las Super Corporaciones en bolsa

Por ´último, en el área de Producción Industrial, que incluye los negocios de reciclaje y bioenergía, aumentó sus ventas un 47%, alcanzando los 597 M€, con un margen sobre EBITDA del 11%. Este incremento se debe al aumento de la capacidad de producción en Estados Unidos y Europa en el negocio de bioenergía, y al buen comportamiento durante el trimestre de los volúmenes y márgenes en el negocio de reciclaje, donde además la compañía ha comenzado su expansión en Turquía.

Abengoa ha continuado impulsando sus proyectos en las áreas de I+D+i con programas centrados en tecnología termosolar, desarrollando tecnologías de almacenamiento; en el desarrollo de bioetanol de segunda generación, con enzimas propias en la división de bioenergía, y en el tratamiento de agua, a través de nuevas tecnologías.