Abengoa obtuvo un beneficio neto de 69 millones de euros hasta junio, lo que supone un incremento del 2% con respecto a las ganancias del mismo periodo del año pasado.


Las ventas de la compañía andaluza se mantuvieron estables en los 3.405 millones de euros, mientras que el EBITDA repuntó un 31%, hasta los 695 millones de euros (desde los 531 millones previos).

La cartera total de pedidos de Abengoa al cierre del primer semestre ascendió a más de 48.000 millones de euros, lo que supone una mejora del 11%. Por áreas de negocio, el portfolio de ingeniería y construcción ha crecido un 8%, hasta los 7.700 millones; mientras que los ingresos de concesiones han aumentado un 12%, hasta los 40.500 millones.

La deuda neta de Abengoa a 30 de junio era de 2.442 millones de euros, en línea con los 2.421 millones de marzo. Mientras, el ratio de endeudamiento se ha reducido a 2,5 veces, desde las 3,2 del mismo periodo de 2013.

Manuel Sánchez Ortega, consejero delegado de Abengoa, comentó que “el éxito de la creación de Abengoa Yield es clave en nuestra estrategia, ya que ayudará a la compañía a maximizar los retornos sobre las inversiones de capital en los activos de concesiones de forma recurrente y a largo plazo, mientras que al mismo tiempo se reduce el coste de capital de Abengoa y se mejora su modelo de negocio”.