De esta forma, la compañía supera la mayoría requerida por la ley, que establece un límite del 60%, según ha informado este lunes la firma sevillana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No obstante, de conformidad con las previsiones del contrato de standstill, podrán adherirse nuevos acreedores hasta la fecha en la que el juez se pronuncie, por lo que podrá incrementarse el porcentaje de apoyo en los próximos días.
Lea también: Así están los valores más sensibles tras los atentados de Bruselas
El acuerdo incluye además una inyección de entre 1.500 y 1.800 millones de euros en cinco años a la que se conoce como "dinero nuevo" y cuyos partícipes tendrán acceso al 55% del capital
Fuentes conocedoras del proceso han indicado a Europa Press que se trata de un paso muy importante y positivo para intentar alcanzar un acuerdo definitivo.
Este 28 de marzo es la fecha fijada para la finalización de la fase de preconcurso en la que se encuentra la compañía desde hace cuatro meses. Sin embargo, Abengoa ya tenía cerrado un acuerdo con bancos y bonistas tenedores de cerca del 40% de la deuda y había logrado en los últimos días que este porcentaje se eleve al 60%, el umbral establecido por la normativa para ampliar el plazo de preconcurso.
Finalmente, el porcentaje de aceptación se ha elevado al 75%. Hay que tener en cuenta que justo a partir de este nivel puede tener la homolgación judicial para evitar el concurso y obligar al resto de acreedores a adherirse al acuerdo principal. No obstante, ante la complejidad y duración de las negociaciones, la firma habría preferido optar por una prórroga.
Lea también: ¿Una caída hasta los 7.200 puntos en el Ibex 35? Más cerca de lo que pensamos
ASÍ SERÁ LA REESTRUCTURACIÓN

En cuanto a los actuales acreedores de la compañía, tendrán un 30% en la Nueva Abengoa, después de sufrir una quita del 70%. En este grupo figura el grupo de los bancos implicados en las negociaciones, inicialmente conocido como G-7, además de los bonistas.Al margen de los actuales accionistas, que dispondrán de la opción de elevar su participación al 10% en la Nueva Abengoa, el acuerdo incluye además una inyección de entre 1.500 y 1.800 millones de euros en cinco años a la que se conoce como "dinero nuevo" y cuyos partícipes tendrán acceso al 55% del capital.
Lea también: Aun cuando Abengoa rebota un 92% desde mínimos anuales continúa siendo bajista
La prórroga se solicita en el juzgado de Sevilla apenas una semana después de que Abengoa suscribiese un préstamo de 137 millones de euros con un grupo de bonistas que permitirá cubrir sus necesidades de liquidez más inmediatas, entre ellas las relacionadas con el pago de las nómina y a los proveedores.
La suscripción de este préstamo, en el que Abengoa ha identificado a todos los fondos que participan en la operación, ya fue percibida como un indicio de que la empresa tendría éxito al recabar el apoyo de más del 60% de los acreedores para lograr la prórroga.
ATLÁNTICA YIELD COMO GARANTÍA
Como ya ocurrió en la concesión de las dos anteriores líneas de liquidez, Abengoa ha presentado como garantía acciones de su participada Atlantica Yield (antigua Abengoa Yield), en la que es el principal accionista. En esta ocasión, ha otorgado una prenda sobre el 14,3% del yield cotizado en Nueva York.
La empresa cotiza en Estados Unidos, en concreto en el Nasdaq, desde 2013. Este lunes, las acciones cotizan con mucha volatilidad y hacia las 18:15 horas suben un 1,65% hasta 17,86 dólares. Pero a lo largo del día han llegado a subir casi un 3% para darse la vuelta y marcar un mínimo en el día en 17,4 dólares con una caída momentánea del 1%.
Lee además:
Escaneamos el Dow Jones en busca de los mejores valores para el corto plazo
Goldman Sachs: España crecerá por encima del 2% y más que la zona euro hasta 2019
El impuesto de Reino Unido a las bebidas azucaradas golpeará a Coca-Cola, según Moody's
¿Una caída hasta los 7.200 puntos en el Ibex 35? Más cerca de lo que pensamos