El alza de los precios de la energía impulsó durante el pasado mes de diciembre la inflación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que se situó en el 2,1%, frente al 1,8% de noviembre, informó la institución.
En concreto, los precios de la energía registraron en diciembre un alza del 8,3%, frente a la subida del 5,4% del mes anterior, mientras que los alimentos se encarecieron un 2,6%, una décima menos que en noviembre.

De este modo, la inflación subyacente, que excluye la volatilidad de precios de la energía y de los alimentos frescos, se situó en el 1,2%, en línea con el dato del mes anterior.