El mercado del crudo no está viviendo ajeno a las circunstancias de la economía. La volatilidad que está marcando las sesiones se ve reflejada en el oro negro, aunque la tendencia en el último mes es claramente bajista. El barril de referencia en Europa, el brent se sitúa en estos momentos en torno a los 71 dólares lo que representa una caída en las 4 últimas semanas del 17%. Así las cosas el crudo parece encaminarse hacia una larga senda a la baja.
Lejos queda ya el rango de los 80 dólares a los que cotizaba el barril de brent hace poco más de 4 semanas, y más lejos aún las previsiones que lo acercaban a las tres cifras. Las previsiones no son, ni mucho menos, un libro de recomendaciones sagradas, menos en este ecosistema de altibajos en el que el mercado parece haber tomado posiciones.
 
Julián Olmedo, analista de Dif Broker estima que “puede continuar la tendencia bajista iniciada a finales de Abril. Después de hacer un doble techo (figura bajista) en el entorno de los 87 dólares, el crudo ha perdido el soporte importante en los 70 dólares y parece encaminarse a su próximo objetivo en el medio plazo que lo encontraríamos en los 56,80 dólares.” Pero la historia no acaba ahí. Según el experto si la situación macroeconómica no mejora, la próxima parada la encontraríamos en los 42 dólares, mínimos del pasado ejercicio.
 
Por otro lado la Agencia Internacional de Energía (AIE) revisó esta semana a la baja sus previsiones de demanda mundial de petróleo para este año, que fijó en 84,8 millones de barriles diarios, 220.000 menos de los estimados inicialmente, una caída derivada de la bajada del consumo en los países emergentes. La revisión de la demanda se debe en buena medida a los cambios en las previsiones de los datos históricos de los países no miembros de la OCDE, donde la revisión al alza de las estimaciones de crecimiento económico, pueden verse compensadas con la supuesta subida del precio del crudo.
 
Sin embargo las oportunidades siguen ahí. No importa el cuadro que miremos, siempre existe el hueco por dónde sacar beneficios. Invertir en petróleo no significa obligatoriamente comprar crudo directamente. Como en todo mercado, existen diversas opciones que pasan desde invertir en las propias petroleras, una estrategia fácil pero que quizá resulte poco eficiente, u operar con ETF´s (fondos cotizados), CFD´s o Warrants. Además el inversor no debe perder de vista que los precios del crudo son en dólares por lo que puede llevar a la necesidad de cubrir la posición contra el riesgo de la divisa. En un marco como el actual en el que el dólar sigue revalorizándose frente al euro, operar en esta divisa puede llegar a ser especialmente rentable.
 
Desde Dif Broker, Julian Olmedo propone, por ejemplo, un CFD en corto en la compañía Oil States International. “Dicha empresa presenta una figura bajista que puede llevar al valor hasta el entorno de los 35,81 dólares, que se corresponde con el 38% del retroceso de Fibonacci desde los máximos. De romper este nivel a la baja se abre un segundo objetivo bajista hasta los 29,10 dólares.”
 
Otra estrategia la podríamos encontrar, también desde Dif Broker, en InterOil, aquí la clave, según Olmedo “está en la rotura de los niveles actuales lo que abriría un objetivo bajista hasta los 38.21 dólares y de nuevo si continua la tendencia bajista el valor podría testear los anteriores mínimos de Junio de 2009 en los 24 dólares.”
 
Si lo que preferimos es la opción de operar con Warrants, desde SG, Francisco López Velayos comenta que el precio de referencia con el que ellos trabajan respecto al crudo se sitúa en los 72 dólares. “Nosotros ofrecemos ahora unos warrants tipo call desde 70 euros hasta los cien” haciendo paradas en las media decenas. Si lo que estamos buscando es un tipo put, el rango va desde los 65 hasta los 85. No debemos olvidar que este tipo de operaciones están pensadas para el corto plazo ya que el tiempo siempre juega en contra de la inversión en warrants. El experto también advierte de que las operaciones con este tipo de productos se reserva para un público más especializado.