El largo fin de semana que ha encadenado la bolsa estadounidense ha dejado a sus índices a merced de la corriente bajista europea. La incertidumbre se ceba sobre los pasados tests de stress de las entidades financieras del Viejo Continente y la posible ocultación de información acerca de la exposición de éstas a la deuda soberana. Esto tiñe de rojo la cotización a uno y otro lado del Atlántico, mientras que en el mercado de divisas ayuda a echar alas al dólar. El par euro-dólar cotiza a 1,27 dólares.

Este tupido velo sobre Wall Street se cierne en vísperas de conocer la valoración de la economía estadounidense por la Fed, de la cual no se espera gran variación en su discurso. Quizás las medidas anunciadas ayer por el presidente Obama y sus planes de invertir 50.000 millones de dólares en infraestructuras para fomentar el empleo han sido interpretados como un salvavidas urgente de este mercado. A esto habrá que sumarle probablemente el recorte de impuestos para soportar las empresas que se espera anuncie mañana.

De momento, en el parqué la gran vencedora es Oracle, empresas que podría verse favorecida por este recorte de tasas y que hoy nombraba a Mark Hurd presidente. Recordemos que Hurd ocupaba igual cargo en HP. Oracle se dispara un 6,85% en el Nasdaq.

Como no hay semana que Google no sea noticia, hoy se ha conocido que el Departamento de Justicia de EE.UU. está investigando al buscador por sus planes para adquirir ITA Software, ya que esta compra podría violar las leyes de competencia al adquirir demasiado dominio dentro del sector de reservas de vuelos y hoteles online. Así todo, Google cede un 0,75%.

Cumpliendo el sueño americano, la cadena hotelera española Sol Meliá entrará en el mercado estadounidense con la gestión de un hotel en Atlanta el próximo mes de octubre. Sol Meliá cede en el Mercado Continuo español un 1,88%.