El mercado americano se despierta todavía con ganas de subir y es que después del rebote alcanzado ayer, hoy de nuevo los índices estadounidenses amanecen en positivo. Los inversores se olvidan, por el momento, de recoger beneficios y Citigroup vuelve a animar al parqué con una subida inicial del 16%. Así las cosas, en los primeros compases del día, el Dow Jones de Industriales avanza un tímido 0,05% hasta los 6.929 puntos, el tecnológico Nasdaq sube un 0,08% hasta los 1.359 puntos mientras que el S&P 500 se revaloriza un 0,25% hasta los 721 puntos.
Abre Wall Street y lo vuelve a hace en positivo. A la espera de que se conozcan los inventarios semanales de petróleo y el presupuesto federal del Tesoro también en febrero, los inversores ya conocen que las ejecuciones hipotecarias completadas en Estados Unidos registraron en febrero un aumento del 67% frente a enero y alcanzaron su nivel más alto desde el comienzo de la crisis inmobiliaria. El aumento a 121.756 ejecuciones se registra justo un mes después de que la firma señalara que las ejecuciones registraron un pronunciado descenso en enero, lo que generó especulaciones de que el mercado podría estar experimentado una recuperación.

Sin embargo, hoy continúa el rebote y lo hace de nuevo de la mano de los bancos, a pesar de que Goldman Sachs ha afirmado que su cautelosa opinión sobre los bancos se debe a recientes reuniones con las gerencias, “a medida que el deterioro del crédito se acelera y la intervención del Gobierno golpea las valoraciones”. Según la firma estadounidense, la actividad en el mercado de capital es “un espacio relativamente prometedor” mientras que el crédito de consumo “parece estar deteriorándose con cada día que pasa”. De esta forma, Goldman mejora de “neutral” a “comprar” la recomendación sobre Morgan Stanley y de “vender” a “neutral” la de US Bancorp, al tiempo que rebaja de “neutral” a “vender” la de American Express. Estos valores comienzan el día con signo dispar. Así, las acciones de Morgan Stanley se mueven en la apertura con una subida del 8,83% hasta los 22,68 dólares, las de US Bancorp avanzan un 4,91% hasta los 11,96 dólares mientras que las de American Express cotizan con una caída del 4,85% a 11,65 dólares. 

Gráfico Dow Jones



Pero hoy los ojos de los inversores permanecen atentos a Citigroup que inicia el día con una subida del 16,55% a 1,69 dólares después de firmar ayer martes una revalorización del 38,1%, tras conocerse que el banco fue rentable los dos primeros meses del año. Una noticia a la que se unió la declaración del presidente de servicios financieros del Congreso americano, Barney Frank, quien indicó que espera que la SEC restituya dentro de un mes la regla de “vender a un precio mayor que al anterior”, utilizada para requerir que los inversores esperen hasta que la acción de la compañía suba antes de poder ser vendida al descubierto.

En el frente corporativo, los títulos de Staples amanecen con una caída del 3,49% a 15,18 dólares tras anunciar que registró un beneficio neto de 286,1 millones de dólares durante el cuarto trimestre de su año fiscal, lo que supone una disminución del 14% frente al beneficio de 333,2 millones de dólares del mismo periodo del año anterior. Por su parte, las acciones National Semiconductor se mueven con un ligero recorte del 0,17% a 11,68 dólares tras acompañar la presentación de sus resultados con el anuncio de 850 despidos. En su último trimestre fiscal, la empresa estadounidense de semiconductores redujo su beneficio a 21 millones de dólares, menos de una tercera parte de los 73 millones logrados en el mismo periodo del año anterior. En sus previsiones, además, incluye una rebaja de las ventas de entre el 5% y el 10% durante el trimestre en curso.

Y atención también en el día de hoy a las acciones de Motorola después de que Oppenheimer afirmara que la firma “merece otra oportunidad tras renovar su gerencia”, de ahí que mejorara su recomendación sobre el valor de “igual que el mercado” a “mejor que el mercado”. Para Oppenheimer el pesimismo del mercado es exagerado: el negocio de teléfonos móviles de Motorola permanecerá bajo una presión significativa, pero al tener bajos márgenes brutos y una base de unidades más pequeña, esto sólo tendrá un leve efecto sobre la ganancia por acción. Oppenheimer asigna un precio objetivo a la acción de Motorola de 5 dólares e incrementa ligeramente su proyección para la pérdida por acción del 2009, de 20 a 27 centavos. Tras esta buena recomendación, los títulos de Motorola avanzan un 2,95% a 3,49 dólares.