La bolsa estadounidense abre tambaleándose entre las alzas y las caídas, con un Dow Jones que sube un 0,11% hasta los 9,637.61 puntos, un S&P 500 que trepa un 0,06 % y un Nasdaq que, por el contrario, desciende un 0,02%. La indecisión de los inversores domina desde antes incluso de la apertura, pese a los buenos datos macro que van saliendo y es que, la volatilidad ha reinado en toda la semana bursátil y el riesgo sólo despierta la curiosidad a unos pocos.
Wall Street no sabe si vestir de verde o de rojo para irse de fin de semana y es que, tras las noticias que aseguraban que Europa le sacaba ventaja a EE.UU. en la carrera por la salida de la recesión, ahora los gigantes asiáticos también se plantea como un auténtico competidor. Hoy se han conocido los varios datos macro de China, como la producción industrial, que creció un 12% o las ventas minoristas, que registraron un aumento del 15%, mientras también su vecino, Japón, creció un 2,3% en el segundo trimestre del año.

Hoy, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ha dicho que, cada vez, hay más indicios de que las principales economías del mundo están saliendo de la recesión. Así pues, el indicador adelantado de actividad económica (CLI) de los 30 países que conforman la institución aumentó al nivel de 97,8 en julio desde 96,3 en junio. Entre los miembros de la OCDE se encuentran EE.UU. Japón, Alemania, Reino unido o España.

Frente a las palabras positivas de esta institución, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, ha declarado que la crisis económica continúa, a pesar de que se haya salido de la crisis financiera, por lo que auguró que el incremento del paro no remitirá hasta la segunda mitad de 2010. Aún así, Strauss-Kahn tiene esperanzas y ve luz al final del túnel.

Con respecto a los datos macro estadounidense que se van conociendo hoy, se encuentran los precios de bienes importados que subieron un 2% en agosto gracias a un alza en los precios de la energía. Los precios de los bienes de consumo, excluyendo los automóviles, cayeron el 0,2%, pero los de los alimentos subieron el 1,7%, lo que supone su mayor alza del año.

Quizás sea con la publicación del dato adelantado de la confianza del consumidor en septiembre con el que se decante el mercado hacia arriba o hacia abajo y es que, las cifras dadas por la Universidad de Michigan han batido previsiones con un aumento de 70,2 puntos, frente a los 67,5 puntos, lo que indica una clara reanimación del consumo al otro lado del Atlántico.

Entre las empresas protagonistas de la jornada, se encuentra Campbell Soup. La compañía de los famosos botes de sopa de Warholl registró una ganancia de 69 millones de dólares, lo que supone una disminución del 22% en el cuarto trimestre fiscal. Con este panorama, Campbell proyecta un cauteloso crecimiento de entre el 5% y el 7% para el beneficio por acción, mientras que hoy, sus títulos subían 1.51%.

Dejando de lado los resultados, desde Morgan Stanley han anunciado que su actual consejero delegado, John Mack será sustituido por James Gorman. Mack abandonará el cargo a finales de año pero seguirá como presidente al menos dos años. Hoy, las acciones de la entidad financiera subían un 0,02%.