La discográfica estadounidense Warner Music registró unas pérdidas de 9 millones de dólares (6,6 millones de euros) en el primer semestre del año, una sexta parte de los 62 millones de dólares (45 millones de euros) de “números rojos” del mismo periodo del ejercicio anterior, anunció hoy en un comunicado.
La compañía alcanzó unos ingresos de 1.712 millones de dólares (1.268 millones de euros), un 7% menos, en un entorno de aumento de los costes de reestructuración, con los que Warner Music aspira a diversificar su actividad y maximizar el valor para los accionistas. En el segundo trimestre, la compañía perdió 27 millones de dólares (19,8 millones de euros), casi cuatro veces los 7 millones de dólares (5,1 millones de euros) perdidos en el mismo trimestre del año anterior. “Desde ahora y hasta el final de año, prevemos incurrir en costes de reestructuración de entre 65 y 80 millones de dólares (48 y 60 millones de euros)”, afirmó el director financiero de la compañía, Michael Fleisner.