Los bancos centrales se han convertido en los protagonistas de la jornada. La bolsa neoyorquina celebra con ganancias moderadas en los futuros la decisión del Banco de Japón para la compra de bonos por valor de 70.000 millones de dólares. El efecto ha beneficiado particularmente al dólar que repunta por encima de los 95,4 yenes al cambio. El Dow Jones mantiene el nivel de los 14.500 puntos, mientras que el tecnológico Nasdaq intenta conquistar los 2.800 puntos aupado por las ganancias de Facebook. 
 
Tras la caída de ayer superior al punto porcentual, Wall Street recupera parte de lo perdido en la preapertura. El Dow Jones de industriales suma un ligero 0,36% hasta los 14.530 puntos, e idéntico porcentaje se anotan a esta hora tanto el S&P 500, que se coloca en los 1.554 enteros y el Nasdaq que sube hasta los 2.797 enteros. 

Dentro del sector tecnológico, especial atención merece Facebook que este miércoles firmó un repunte del 0,7% en sus títulos ante los abundantes rumores que existen sobre la compañía y la preparación de un software importante para smartphones. 

Tal y como recoge la agencia Bloomberg, "la gente debe permanecer alcista en renta variable", según declaraciones de Daniel Morris que es estratega jefe de mercado de JP Morgan Chase & Co. En su opinión, aún queda recorrido alcista. 

Según los expertos, las ganancias en Wall Street tienen su origen en la decisión adoptada de madruga (hora española) por el Banco Central de Japón. La entidad ha anunciado la compra de 70.000 millones de dólares en bonos de manera mensual como estímulo a la economía. Ha sacado la imprenta a pasear. Además, el Banco de Inglaterra ha hecho lo previsible: mantener los tipos de interés en el 0,5%. Y, el último en pronunciarse ha sido el Banco Central Europeo para el que los tipos de interés se mantendrán estables en el 0,75% por un mes más. En este momento estamos a la espera de las palabras de su presidente, Mario Draghi. 

Los expertos de Serenity Markerts apuntan, por cierto, a cierta sorpresa en el mercado a tenor del freno en las subidas de los índices europeos. "Por la reacción a la baja parece que algunos habían apuntado a que habría cambios", afirman. 

Los inversores se encuentran a la espera de conocer las peticiones semanales de desempleo, así como el informe Challenger de empleo privado correspondiente al mes de marzo. Asimismo, se publicará la hoja de balance de la FED. 

En terreno de divisas, el yen se deprecia con especial virulencia frente al dólar en un plan perfecto orquestrado por el BoJ para favorecer la expansión de su economía. El cruce euro/yen repunta un 2,85% por encima de un cambio de 95,43. Por su parte, el par euro/dólar se mueve en la horquilla aún del 1,2814. 

En el caso del oro, parece que el capital opta nuevamente por refugiarse en la renta variable estadounidense. De ahí que siga recortando posiciones hasta los 1.545 dólares la onza. El oil Texas cede hasta los 94,43 dólares el barril, mientras que el bono a diez años del Tesoro estadounidense se mantiene estable en una rentabilidad exigida del 1,81%.