Apertura en la Bolsa neoyorquina teñida en rojo, mientras en Europa se acrecientan las pérdidas a falta de 30 minutos para que Ben Bernanke pronuncio –o no- las palabras mágicas para el reflote de los mercados. Todo ello con Estados Unidos que ha pisado más que el freno de la recuperación tras darse a conocer el dato de PIB del segundo trimestre del año, dos décimas por debajo del anterior y que hace pensar en el fantasma de la recesión. El par euro/dólar, mientras, aguanta su fortaleza sin bajar del 1,44.