La bolsa de Nueva York ha cerrado con pérdidas haciendo una pausa tras la fuerte recuperación de la semana pasada, y se mueve en un escenario de desaceleración económica. El Dow Jones ha registrado pérdidas del 0,43% mientas que el Nasdaq cede un 0,90% al cierre de la sesión. Sin noticias alarmantes que justifiquen esta caída, los indicadores americanos se han tomado un respiro tras las fuertes subidas con la posible reducción de los tipos de interés como telón de fondo.
La Bolsa de Nueva York cerró en baja este lunes, haciendo una pausa tras la fuerte recuperación de la semana pasada, en un contexto de desaceleración económica: el Dow Jones, que descendió por primera vez en cinco sesiones, perdió 0,43% y el Nasdaq cedió 0,90%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) retrocedió 57,15 puntos a 13.314,57 unidades y el índice Nasdaq de los valores tecnológicos, bajó 23,83 puntos a 2.637,13 unidades, según cifras definitivas de cierre. El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó 0,59% (-8,72 puntos) a 1.472,42 puntos. 'No hubo noticias particularmente alarmantes, pero luego del fuerte aumento de la semana pasada, es normal que haya una pausa', explicó Al Goldman, d'AG Edwards. La decisión de la FED da esperanzasA El mercado logró limitar sus pérdidas gracias a la espera, cada vez más generalizada, de una reducción de las tasas de interés de la Reserva Federal (Fed) en su reunión del 11 de diciembre. Varios dirigentes de la Fed formularon declaraciones que por una parte dibujan un panorama sombrío de la economía, y del otro, alimentan las especulaciones sobre una nueva reducción de las tasas de interés. El presidente de la Reserva Federal (Fed) de Boston, Eric Rosengren, declaró que el crecimiento de la economía estadounidense se mantendrá 'muy inferior a su potencial' hasta mediados de 2008. Luego, su homóloga de San Francisco, Janet Yellen, consideró que la economía había registrado una desaceleración inesperada luego de la última reunión de la Fed en octubre. Por otra parte, el índice ISM de actividad industrial se mantuvo casi estable en noviembre, en 50,8 puntos, contra 50,9 puntos en octubre, pero 'eso muestra sin embargo que los problemas del sector del crédito limitan la expansión de la actividad industrial', estimó Peter Cardillo, de Avalon Partners. A mitad de la sesión, el mercado fue parcialmente tranquilizado por las pistas lanzadas por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, para evitar los embargos de viviendas a las familias acosadas por el alza de los intereses hipotecarios. El mercado de obligaciones subió. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 3,895%, contra 3,972% en la noche del viernes y el de los títulos a 30 años a 4,354%, contra 4,403%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.