La Bolsa de Nueva York terminó con ganancias, tras tres sesiones consecutivas a la baja: el índice Dow Jones subió un 0,68 por ciento, hasta los 13.427 puntos, mientras que el tecnológico Nasdaq cedió un 1,21 por ciento y terminó el miércoles en los 2.605 puntos. Los inversores centraron la atención en el comienzo de la reunión de la FED, de la que no se espera que salga una decisión de "tocar los tipos" este jueves.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 subió 0,90% (+13,46 puntos), superando los 1.500 puntos, en 1.506,35 unidades. Después de haber descendido en tres sesiones consecutivas, Wall Street estuvo en baja durante casi toda la mañana, luego del anuncio de la mayor caída de los bienes durables en cuatro meses (-2,8% en mayo), único indicador macroeconómico de la jornada. La tendencia se invirtió en la tarde. Los inversores centran su atención ahora en la reunión del Comité de política monetaria de la Reserva Federal (Fed), que comenzó este miércoles y finalizará el jueves con la publicación de un comunicado. Los economistas esperan que se mantenga el statu quo sobre la tasa directriz, actualmente en 5,25%, pero el mercado se concentrará en las indicaciones de la Fed para entrever la evolución de las tasas. Después de haber afectado el mercado durante varias sesiones, los temores sobre los problemas del mercado de préstamos hipotecarios a riesgo y su eventual extensión al resto del sector financiero parecen haber pasado a segundo plano. En el mercado obligatorio, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 5,070% contra 5,101% en la noche del martes y el de los títulos a 30 años a 5,189% contra 5,221%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido inverso a sus precios.