La apertura al alza de Wall Street –donde cotizaba positivamente la inyección de liquidez de Citigroup- animó la recta final del Ibex 35 que al cierre se dejó un tímido 0,09% hasta los 15.315,70 puntos. Ligeros recortes en una jornada en la que la banca mediana lideró la tabla con repuntes en algunos casos superiores al 4%. Mientras, Iberia volvió a colocarse como la cotizada más penalizada del mercado el día en el que Caja Madrid anunció que no aspira a controlar más del 23,3% de la aerolínea. Las demás plazas europeas cotizaron a la baja tras conocerse que la inflación interanual alemana llegó al 3% en noviembre, su mayor nivel desde 1994. En el resto de mercados, el petróleo dio un respiro a los inversores al operar por debajo de los 97 dólares el barril mientras que el euro seguía al alza impulsado por el sólido Ifo alemán.
El Ibex no pudo finalmente cerrar la sesión en positivo aunque logró aminorar los recortes gracias al empuje de Wall Street. Al cierre, el selectivo del continuo cedió un 0,09% hasta los 15.315,70 puntos presionado a la baja por Iberdrola (-1,57%) después de que el lunes la agencia de calificación crediticia S&P bajara sus ratings de crédito corporativo sobre la eléctrica de a “A-“ desde “A” tras revisar el plan estratégico recientemente presentado por el grupo. Además, dentro de la corriente vendedora de la jornada, Iberia lideró los descensos con una caída del 2,87% tras la decisión del consorcio liderado por la compañía de capital riesgo TPG y BA de retirarse de la puja por la aerolínea. Posteriormente, Caja Madrid dijo que no quiere elevar su participación en Iberia más allá de del 23,3 por ciento que atesorará una vez que se formalice la compra de las participaciones de la aerolínea. Gráfico Ibex 35