Bonos, fondos de cobertura y, en mitad, General Motors. El gobierno estadounidense habría invertido en derivados de créditos ligados a la deuda de General Motors. Pero ¿y si tal deuda no existe?
Los bancos y los fondos de cobertura están llevando a cabo operaciones con seguros contra la cesación de pagos (CDS), con los cuales los tenedores de bonos de GM recibirían pagos en el caso que la compañía entre en cese de pagos. Pero GM canceló U$S40.000 millones en deudas durante su bancarrota y se ha comprometido a reducir este año al mínimo la deuda que todavía tiene por U$S4.600 millones.

Vea el artículo completo en Nuestra comunidad, pinche aquí