La bolsa neoyorquina abre sus puertas en medio de la desesperanza que genera entre los inversores cada discurso del presidente de la FED, Ben Bernanke. De nada sirven los buenos resultados presentados por American Express, ni tan siquiera que la construcción de vivienda nueva repunte a su mejor nivel desde el año 2008: Wall Street cede terreno a la espera del segundo discurso en dos días de la Reserva Federal que ha recibido el respaldo del secretario del Tesoro, Timothy Geithner, que asegura que el crecimiento está siendo “muy lento, pero en la senda adecuada”.

Ben Bernanke pronunció en la tarde (española) del martes un concurso demasiado previsible: los datos de empleos son preocupantes, la ralentización de la economía estadounidense “frustrante” y nada de un QE3, aunque las miradas de los analistas se centran ya en el mes de septiembre.

Moderadas pérdidas, por tanto, para Wall Street que comienza a encontrar consuelo de la mano de los resultados empresariales. El tecnológico Nasdaq, que en los primeros compases de la sesión cotizaba en negativo, se da la vuelta levemente hasta los 2.913 puntos. El Dow Jones de industriales, con pérdidas del 0,255, se coloca en los 12.775 puntos, mientras que el S&P 500 cotiza con leves pérdidas y pone en juego los 1.360 enteros.

Este miércoles, el presidente de la Reserva Federal comparecerá para dar a conocer el Libro Beige en el que se muestra un informe de la actividad económica de sus 12 distritos regionales.

A nivel macroeconómico, el dato que ya se ha dado a conocer antes de la apertura del mercado es el de construcción de vivienda nueva que subió en junio un 6,9% en tasa intermensual, el nivel más alto desde octubre de 2008. Mejora, además, la previsión de los analistas consultados por Bloomberg que esperaban de media un alza del 5,2%, hasta las 745.000 casas. Las cifras de mayo han sido corregidas al alza desde las 708.000 publicadas inicialmente hasta las 711.000.

El capítulo de resultados empresariales viene hoy marcado por Bank of America, también por encima del consenso del mercado, que ha presentado un beneficio de 2.460 millones de dólares, o de 19 centavos por acción, frente a unas pérdidas de 8.830 millones, o de 90 centavos por título, del mismo periodo del año anterior.

Los analistas consultados por FactSet Research esperaban de media unas ganancias de 16 centavos por acción y una facturación de 22.770 millones de dólares.

BlackRock, el principal gestor de fondos del mundo, ha anunciado hoy unas ganancias de 554 millones de dólares, o de 3,08 dólares por acción, en el segundo trimestre del año, comparado con unos beneficios de 619 millones, o de 3,21 dólares por título, del mismo periodo del año pasado.

Los analistas consultados por Reuters esperaban de media un beneficio de 3,01 dólares por acción y una facturación 2.260 millones de dólares.

A cierre de mercado conoceremos los de American Express. Se proyecta que las ganancias se eleven a 1,09 dólares por acción e ingresos de 8,1 mil millones.Rafael Ojeda, analista de inversores de Miramar Capital EAFI, comenta al respecto de estas cuentas que “sean espera que sean buenas debido al incremento de las peticiones de crédito a través de tarjetas de crédito y parece que sus resultados van a ser sostenidos en los próximos tiempos.”

Otras cuentas que se darán a conocer hoy son las de IBM, que se prevé que reporte ganancias de 3,42 dólares por acción e ingresos 26,7 mil millones.

Además, Wall Street conoció tras el cierre del martes los decepcionantes resultados de Yahoo que anunció un beneficio de 226 millones de dólares en el segundo trimestre de 2012, un 4,4 por ciento interanual menos, que adelantan el difícil panorama en plena reestructuración para la recién estrenada consejera delegada, Marissa Mayer.

Mañana llegan dos gigantes del mundo financiero y tecnológico: Morgan Stanley y Microsoft darán a conocer sus cuentas.

Mientras, el par euro/dólar se mantiene a su cambio en el 1,22 después de que el FMI haya llamado al BCE a tomar el “protagonismo” y comenzar a comprar deuda de la periferia europea.

Y la onza de oro que se mantiene por debajo de los 1.600 dólares. Este miércoles recorta posiciones hasta los 1.569 dólares la onza.