La idea es que los ciudadanos puedan descansar tres días seguidos. Algo así como una especie de puente que, desde luego, agradecen inversores y, usuarios en general. Además, trastorna poco al mercado en un día en el que no se publican apenas datos macroeconómicos. Todo parece estar pensado para no ocasionar ningún perjuicio a la bolsa. En opinión de Sara Pérez Frutos, Directora de Eaton Vance, en declaraciones a Estrategias de Inversión, “los norteamericanos son bastante más racionales que nosotros en lo que se refiere al calendario bursátil”, “se complican poco en este sentido”. “En la bolsa española, -subraya- éstas cosas, no se tienen en cuenta”.
Hay una excepción y es el Día de Acción de Gracias, una fiesta realmente de peso en EE.UU. Se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre de cada año. Las familias cenan pavo conmemorando los primeros eventos de la colonización inglesa en el Nuevo Mundo. En este caso, la bolsa y los bonos cierran al mediodía del miércoles y sólo se abre media sesión. Durante todo el día del jueves Wall Street no abre sus puertas y el viernes todo vuelve a la normalidad. Una sesión bursátil que suele caracterizarse por el escaso volumen de negociación. La gente aprovecha para hacer sus compras navideñas. Comienza la carrera consumista de final de año. Washington's Birthday/Presidents' el 18 de febrero; el Good Friday, el 21 de marzo; el Memorial Day, el 26 de mayo; Independence Day, el 4 julio; Labor Day el 1 septiembre; Thanksgiving Day† el 27 noviembre y el día de Navidad el 25 de diciembre. Días festivos al otro lado del Atlántico que, en conclusión y, como señala Sara Pérez Frutos,
no afectan prácticamente “nada” a la bolsa norteamericana. Otra cosa muy distinta, es el efecto que provoca a las demás bolsas del mundo que Wall Street se tome el día libre. Los inversores del resto del planeta se quedan sin referencias. Sin una base con la que guiarse en sus fluctuaciones. Mañana martes, 22 de enero y tras ésta jornada festiva, el Dow Jones partirá desde los 12.099.30 puntos, el Nasdaq desde los 2.340,02 y el S&P 500 desde los 1.325,19 puntos. Y todo hace prever que retrasará a este martes el desplome que experimentaron en la sesión de hoy las bolsas de todo el mundo. Sobre la mesa: el fantasma de la recesión económica en EE.UU. Ni las medidas propuestas por el Presidente Bush ni un previsible recorte de tipos por parte de la FED podrían conducir a una reactivación de la economía al otro lado del Atlántico. Ese es el sentimiento de los inversores.