La bolsa neoyorquina tiene más que motivos para el optimismo, pero no parece dispuesta a demostrarlo. A la decisión de inyectar más papel en el mercado por parte de la Reserva Federal en la tarde del miércoles, hoy el empleo concede un nuevo respiro dado que las peticiones semanales de subsidio al desempleo han caído hasta las 343.000, muy por debajo de lo estimado por los expertos. Así, y mientras el S&P 500 logre mantener la cota del 1.420, todo apunta a un final de año alcista. El euro se aferra al nivel del 1,30 en su cambio con el dólar después de que los cinco grandes bancos centrales hayan aprobado mantener un año más su programa de liquidez. 

El dato que ha llevado a la bolsa neoyorquina a virar al verde ha sido el relativo al empleo. Las peticiones semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos se redujeron en 29.000 solicitudes en la semana que finalizó el pasado 8 de diciembre, hasta un total de 343.000 peticiones, muy por debajo de lo estimado por analistas de Bloomberg que esperaban una reducción hasta las 369.000 personas. Asimismo, el Departamento de Empleo también ha corregido al alza las de la semana anterior, hasta las 372.000 peticiones, desde las 370.000 publicadas inicialmente.

Aún a pesar de ello, la bolsa neoyorquina opta por el tono mixto con el S&P 500 cotizando de manera irrisoria en números rojos, pero aún en los 1.428 puntos. El Dow Jones de industriales sube un 0,05% hasta los 13.252 puntos, mientras que el tecnológico Nasdaqsuma otro 0,02%, en 3.014 enteros
, el día en el que los 'mapas' de Google vuelve a entrar en la mansión de Apple. 

El aspecto macroeconómico en Estados Unidos arroja otras cifras. La primera de ellas es la relativa a las ventas minoristas que aumentaron un 0,3% durante el mes de noviembre con respecto a octubre, cuando se registró un retroceso del 0,3%. En este caso, no ha habido sorpresas dado que los expertos esperaban de media una subida del 0,5%. 

Y el tercer punto en consideración de cara a la apertura de este jueves ha sido la caída del 0,8% de los precios de producción industrial.  En comparación con el mismo periodo del año pasado, los precios subieron un 1,5%. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una caída mensual del 0,5% y una subida interanual del 1,8%.

El cierre del mercado de este miércoles vino protagonizado por las conclusiones de la reunión de la FED. La Reserva Federal acordó ayer un nuevo programa mensual de compra de bonos a largo plazo a partir de enero por valor de 45.000 millones de dólares, encadenando así con el último paquete de Operación Twist que caduca este mes. Este hecho hizo que el dólar se devaluara frente al euro para subir el par hasta las 1,30 unidades, aunque con la renta variable no surtió un efecto positivo. Las acciones estadounidenses cerraron a la ligeramente baja el miércoles. Sin embargo, sí ha proporcionado una distracción de las negociaciones sobre el precipicio fiscal. Pero las conversaciones acerca de este tema vuelven a centrar el punto de mira este jueves junto con un puñado de nuevos informes económicos, a pesar que desde el bando republicano se aseguraba al cierre del mercado europeo en la tarde de ayer que todo va "cada vez peor" dada la negativa del presidente, Barack Obama, de sentarse a negociar, según afirmaban fuentes del partido de Mitt Romney. 

En terreno empresarial, Best Buy se disparaba en la previa a la apertura de puertas debido a que la rumorología apunta a que el fundador, Richard Schulze, podría presentar una oferta completamente financiada para comprar el minorista de electrónica de consumo a finales de la semana, según publicó el Minneapolis Star Tribune. La oferta de Schulze podría rondar los 5.000 o 6.000 millones de dólares. 

Si miramos a las commodities, el oil Texas se coloca en la parte baja de los 86 dólares con un ligero recorte en la apertura. Por su parte, la onza de oro, a la baja también, no logra recuperar el nivel de los 1.700 dólares la onza.