El fabricante sueco de automóviles Volvo, propiedad del consorcio Ford, mantendrá los derechos sobre su tecnología un vez que se finalice su compra por parte de la china Geely, que tendrá derecho a utilizar dichas tecnologías, según informó hoy un portavoz de la empresa asiática, Yuan Xiaolin.