El productor automovilístico alemán Volkswagen exige al de deportivos Porsche que publique su situación financiera para continuar las negociaciones de fusión, un nuevo movimiento en la lucha de poder entre ambas compañías. Volkswagen, el mayor fabricante automovilístico de Europa, anunció ayer que ha interrumpido las negociaciones de fusión con Porsche hasta un momento indeterminado, tan sólo dos semanas después de que Porsche comunicara los deseos de integración de ambas empresas. Sin embargo, Porsche ha dicho que las negociaciones se mantienen con normalidad y que sólo se había cancelado la reunión de hoy. La semana pasada Ferdinand Piëch, propietario de Porsche y a su vez presidente del consejo de supervisión de Volkswagen, afirmó que "Porsche debe solucionar sus problemas financieros solo, ya que Volkswagen no lo hará".