La operadora brasileña de telefonía móvil Vivo, controlada a partes iguales por Telefónica y Portugal Telecom (PT), tiene previsto invertir este año 2.300 millones de euros, explicó el presidente de la empresa, Roberto Lima. Esta inversión, tres veces superior a la realizada en 2007, se destinará a sufragar los 1.010 millones de euros de la adquisición de Telemig Celular y los 1.010 millones de euros gastados en las licencias adquiridas el año pasado y para la implantación de redes. El presidente de Vivo explicó en la rueda de prensa que marcó el inicio de operaciones en el Estado de Minas Gerais, el segundo mayor mercado de telefonía móvil del país detrás de Sao Paulo, que en este momento están revisando "todos los presupuestos debido al fuerte calentamiento del mercado de telefonía móvil".