La multinacional Vivendi registró el peor comportamiento de la bolsa de París con caídas de más del 2,5% tras anunciar el viernes por la noche un acuerdo que le otorga el control de un 57% de la brasileña GVT y su intención de lanzar una OPA por el capital restante a un precio de 56 reales brasileños por acción, un 33% más del precio barajado inicialmente por la firma francesa.