La venta de viviendas nuevas en EE UU ha caído en marzo un 8,5% hasta los 526.000 unidades, muy por debajo de las previsiones de los analistas que esperaban un retroceso del 1,7%; es decir 580.000 viviendas.