La multinacional de componentes del automóvil Lear inició hoy la primera fase del cierre de su planta de Roquetes (Tarragona) con la salida de unos 400 trabajadores, más del 75% de la plantilla, tal y como se acordó con el comité de empresa el pasado mes de diciembre.