El grupo angloholandés incrementó un 10% su beneficio neto en el segundo trimestre del año, hasta los 2.240 millones de euros, desde los 2.040 millones del mismo periodo de 2010.

Unilever, fabricante de productos de belleza e higiene, registró unas ventas de 11.930 millones de euros, un 7,1% más, en parte gracias a la subida de precios aplicada, que fue del 5,1%. Según explica la compañía, ha tratado de trasladar los mayores costes a los clientes.

En este sentido, el grupo ha destacado que la volatilidad en los mercados de materias primas persiste y ha señalado el encarecimiento del coste del crudo.