El banco italiano presentó un beneficio de 371 millones de euros, con un descenso del 27% desde los 505 millones del pasado ejercicio.