UniCredit, el único banco italiano, que frente a las pruebas de tensión no ha anunciado planes para vender nuevas acciones, tendrá que aumentar en 6 millones de euros para cumplir los requisitos de capital de los reguladores.

El prestamista milanés, el más grande del país, probablemente apruebe una ampliación de capital, según la estimación de 20 analistas sondeados por Bloomberg. Las estimaciones de éstos variaron de 3,9 billones euros a 8 billones, según aportan en la página.

Mientras que la “considerable generación de capital se fomente, la posibilidad de un incremento de capital es poco probable que desaparezca en el corto plazo”, declaró Andrea Vercellone, un analista de Exane BNP Paribas. La firma estima un déficit de capital de 7 billones de euros.

Federico Ghizzoni, director general, que presentó un nuevo plan de negocio para finales de año, ha informado, en repetidas ocasiones, que el banco dispone de un capital adecuado para cumplir con las normas de Basilea III.

UniCredit está revisando su estrategia para aumentar la rentabilidad después de la reorganización del año pasado, cuando Ghizzoni sustituyó a Alessandro Profumo en el cargo más alto.

Basilea III puede generar enormes problemas”, explicó Ghizzoni en una conferencia. “Estoy de acuerdo con normas más estrictas, pero el problema es que los inversores esperan que los bancos tengan las tasas exigidas por los reguladores para 2019”.

La cotización de UniCredit cayó hoy en Milán un 3,03% hasta 1,47 euros.