Las cajas de ahorros, a través de su grupo de servicios financieros Ahorro Corporación, han creado una sociedad conjunta para aportar activos inmobiliarios con el fin último de reducir riesgos y, a la vez, gestionar y comercializar estos activos. La sociedad, que se denominará Ahorro Corporación Soluciones Inmobiliarias (ACSI), cuenta ya con activos procedentes de 23 cajas por un valor global de unos 3.000 millones de euros, y que en su mayor parte constituyen promociones de vivienda y suelos.
El director general de Ahorro Corporación, Antonio Fernández, descartó en rueda de prensa que se trate de un vehículo para activos 'tóxicos'.  La sociedad admitirá cualquier tipo de activo sin límite, pero deberán contar con el visto bueno de las cajas partícipes y serán debidamente analizados ('due diligence') y tasados. Además, según explicó, ACSI nace con vocación de permanencia a largo plazo y no sólo ante la actual coyuntura de crisis.

El proyecto se completa con la utilización de la red de 17.000 sucursales que suman las 42 cajas accionistas de Ahorro Corporación como canal de comercialización de los activos, que se ofrecerán con descuentos, que pueden ser de un 25% en el caso de viviendas terminadas, según el directivo de Ahorro Corporación.

El accionariado de ACSI estará conformado por las cajas que aporten activos. Su participación dependerá del valor de éstos (si bien se prevé que ninguna supere el 20%) y contarán con representantes en los órganos de gobierno.

CAMBIOS EN EL BALANCE.


Para las entidades financieras, la aportación de los activos supondrá sustituir en su balance el inmueble, terreno, edificio o vivienda en cuestión por una participación financiera en la sociedad, lo que permitirá reducir y diversificar riesgos "con el consiguiente efecto en el consumo de recursos propios" de las cajas, y crear valor a medio y largo plazo.

Además percibirán una remuneración acorde con su participación en la sociedad de las ganancias que se obtengan.

ACSI, que se empezó a gestar hace más un año y de cuya constitución está informado el Banco de España, nace para las 42 cajas de ahorros accionistas de Ahorro Corporación, aunque no descarta que puedan participar las dos cajas no socias, 'La Caixa' y Caja Madrid, si así lo desean.

La nueva sociedad tendrá estructura de 'holding' de forma que de ella dependerán al menos otras 23 sociedades o vehículos más. Los activos que se aporten se incluirán en una u otra firma en función de sus características de su uso y destino, de la fase de desarrollo en que se encuentren, de que necesite o no de inversión, entre otras múltiples variables, con el fin último de lograr una mejor gestión.

NO SE DESCARTA SALIDA A BOLSA.

Ahorro Corporación no descarta abrir el capital de alguna de estas sociedades filiales a un inversor institucional, o "contemplar" salir a bolsa "si en un determinado momento el mercado lo admite".

Para la gestión de la nueva sociedad, la entidad asegura contar con un equipo de profesionales del sector procedentes del inmobiliario y el conocimiento de los distintos mercados geográficos de que disponen las cajas socias.