El Departamento del Tesoro estadounidense no tiene planes para forzar la bancarrota de General Motors (GM) la próxima semana, según aclaró esta madrugada una fuente cercana a las discusiones que desmintió la información publicada horas antes en el diario 'The Washington Post'. La fuente explicó, además, que los resultados de las reestructuraciones en el sector del automóvil no se conocerán hasta el próximo día 1 de junio. Bajo el borrador del plan de bancarrota de GM adelantado por el rotativo, la compañía recibiría poco menos de 30.000 millones de dólares (unos 21.500 millones de euros) en préstamos federales adicionales.