Los líderes de las cuatro grandes economías de la zona euro, Alemania, Francia, Italia y España, presentarán en el próximo Consejo Europeo un plan de crecimiento dotado con un 1% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea, unos 130.000 millones de euros.

El primer ministro italiano, Mario Monti, anunció esta medida en una rueda de prensa al término de la cumbre celebrada en Roma con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande.

"Todos nos hemos comprometido a utilizar todos los mecanismos para garantizar la estabilidad financiera", advirtió Rajoy en una cumbre donde los líderes prometieron proteger el euro "por todos los medios". "Ha habido una apuesta por la irreversibilidad del euro, que es el proyecto más importante que hemos puesto en marcha los europeos", advirtió el presidente español.

La canciller alemana aseguró por su parte que los líderes de la Eurozona "trabajaremos juntos en lo que llamamos una unión política". "La lección de la crisis no es menos Europa, sino más Europa", afirmó antes de recordar que "solidaridad y control son cosas que van juntas".

Durante su intervención, Hollande instó a utilizar los mecanismos existentes en la Unión Europea para dar confianza a los mercados y luchar contra la especulación. Asimismo, Hollande calificó de un "buen objetivo" el fijado entre las cuatro mayores economías europeas y con el que se pretende "dar una señal de coherencia y solidaridad".