Un acuerdo entre el Santander y la entidad hipotecaria británica Alliance & Leicester (A&L) tendría "ventajas" desde el punto de vista empresarial, según un accionista de referencia sin identificar citado hoy en la edición europea del "Financial Times" (FT). El banco español está interesado en retomar con esa entidad unas conversaciones sin resultados que tuvieron lugar a mediados de diciembre, según rumores publicados esta semana en la prensa que el Santander no ha querido comentar. Esas negociaciones habrían fracasado por la negativa del A&L a aceptar el precio ofertado por el banco presidido por Emilio Botín, que ha admitido en alguna ocasión tener interés en ampliar su negocio en el Reino Unido.
Según la fuente citada por el FT, "el juego en la banca ha cambiado en los últimos seis o nueve meses" y "mi sospecha es que los accionistas estudiarán una oferta razonable". Añadió que en su opinión la adquisición de los bancos más pequeños por los más grandes representan una ventaja. La unión del A&L y el Abbey, la entidad británica propiedad del Santander desde el 2004, podría ser beneficiosa para la entidad española, puesto que el segundo no se ha concentrado en la banca corporativa, mientras que el 20% de los préstamos de la primera se ha concedido a empresas. A&L dispone de un 3,4% del negocio de las hipotecas a particulares, mientras que el Abbey posee el 9,4%. Las acciones de Alliance & Leicester subían a las 13.45 horas GMT de hoy el 1,5% en la Bolsa de Londres, después de que este miércoles avanzaran el 16,4%, lo que refleja la confianza de los inversores en que finalmente existan movimientos corporativos. Por otra parte, la influyente columna de opinión del FT "The Lex Column" abre hoy con la frase "Botín se va de pesca" al haber autorizado en diciembre las negociaciones preliminares con el A&L después de que esa entidad cayera un 43% en el 2007 afectada por la crisis financiera. El artículo añade que los activos del A&L han crecido un 73% en cinco años gracias en buena medida a los préstamos al por mayor. No obstante, su caso es distinto al del Northern Rock, ya que el 43% de los activos del Alliance & Leicester corresponde a depósitos, frente al 27% de aquél, que ha tenido que ser rescatado por el Banco de Inglaterra con un crédito de emergencia y se encuentra actualmente en venta.