Un 8,1% de las empresas españolas retrasa sus pagos más de 60 días, mientras que la media europea se sitúa en el 5,9%, según el estudio sobre pagos en Europa elaborado por Informa D&B. De hecho, desde junio de 2006 hasta junio 2009 las empresas españolas han ido incrementando la media del número de días de retraso en los pagos, pasando de 12,5 a 14,9 como consecuencia de la crisis.