La Unión Europea y Estados Unidos han pactado una serie de principios globales para promover el comercio no discriminatorio de las TIC.


Transparencia de las normas que afectan al sector, promover redes de acceso abiertas o impedir que se requiera utilizar infraestructura local para vender servicios al otro lado del Atlántico. Estos son tres de los diez principios globales del acuerdo que la Unión Europea y Estados Unidos han llegado este lunes para promover el comercio de productos y servicios relacionados con las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Del total de medidas, desde los dos lados del océano se han comprometido a promover la adopción de estas ideas en el resto de países para facilitar el desarrollo de redes y servicios globales que permitan a los proveedores competir por contratos en igualdad de condiciones con proveedores locales, así como garantizar la participación de firmas extranjeras en el sector, tal y como informó la Comisión Europea.