La Comisión Europea propuso el lunes nuevas normas pensadas para reducir los riesgos de los productos financieros complejos, además de nuevas restricciones a las políticas de pago que puedan animar a los bancos a asumir excesivos riesgos. Las normas exigirían a los bancos con activos titulizados mantener capital adicional en sus libros como amortiguador frente a eventuales pérdidas. Estos productos, entre los que se incluyen las titulizaciones respaldadas con hipotecas que han destruido los balances de muchos bancos, han sido una importante causa de la crisis financiera.