La Unión Europea va a revisar las exigencias de solvencia a las entidades aseguradoras, para adaptarse a los cambios vividos por este sector las últimas décadas, pero sin cambiar el modelo de supervisión. La presidencia checa de turno de la UE confirmó hoy la consecución de un acuerdo preliminar tanto entre los Veintisiete como con el Parlamento Europeo sobre la directiva Solvencia II, tras renunciar a los cambios en la supervisión que había planteado la Comisión Europea. La idea de Bruselas era que, para la vigilancia de las aseguradoras con actividad en varios estados miembros, la autoridad del país donde la compañía tiene su sede tendría la última palabra en decisiones clave relacionadas con la solvencia del grupo.