El banco suizo ha recortado su plantilla en otros 200 empleos, concretamente en el área de gestión de patrimonios en Estados Unidos, según fuentes citadas por Reuters.