Nokia hace frente a considerables riesgos competitivos, afirma UBS, que rebajó de "comprar" a "neutral" su recomendación para la acción. Existen razones para ser cautelosos en el corto plazo, incluidos los riesgos para las estimaciones promedio de precios de venta y la incertidumbre frente a la estrategia de NOK de enfocarse en más servicios y productos. No todo está mal. Podría existir cierto potencial alcista en el segundo semestre, incluida la posibilidad de una reposición de existencias en el sector, una recuperación general y nuevos productos.