El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, afirmó hoy que la institución mantiene una actitud de "alerta constante" ante los riesgos inflacionistas que existen en la zona del euro. En el congreso "El BCE y sus observadores", celebrado hoy en Fráncfort, Trichet aseguró que mantener las expectativas de inflación ancladas en niveles acordes a la estabilidad de precios puede contribuir a que se normalicen los mercados financieros en épocas de gran volatilidad.
La volatilidad de los mercados financieros y la nueva apreciación de los riesgos de las últimas semanas ha dado lugar a una gran incertidumbre, dijo Trichet. En su opinión, en este contexto es necesario recopilar información adicional y examinar nuevos datos antes de sacar conclusiones para la política monetaria, aunque el banco "tiene la determinación de actuar en el futuro si es necesario". El BCE decidió ayer mantener los tipos de interés para la eurozona en el 4%, tras las turbulencias financieras y los problemas de liquidez en el mercado de dinero de las últimas semanas. Trichet recordó que el banco considera que su política monetaria aún permanece del lado expansivo y que las perspectivas a medio plazo para la estabilidad de precios están expuestas a riesgos inflacionistas. Por su parte, el miembro del directorio del BCE Jürgen Stark subrayó hoy, en el mismo congreso, que mantener estables los precios es el cometido principal de la institución europea.