Trichet también ha advierte de que las expectativas de inflación a medio-largo plazo están "firmemente ancladas" yu que los movimientos de inflación a corto plazo no son relevantes para la política monetaria.  Así mismo se ha  referido a que el ritmo de expansión monetaria ha disminuido claramente y que lo datos recientes muestran que la actividad en el resto del año será débil. Ha avanzado en la rueda de prensa posterior a su decisión de tipos que prevé que la economía se reduzca a un menor ritmo en el segundo semestre que en el primero. En ese sentido ha indicado que es probable que el mercado laboral se deteriores más en los próximos meses, y que a mitad de 2010 se preven unas tasas de crecimiento positivo.