La caída libre de la economía ha terminado, pero los bancos centrales y gobiernos aún tienen trabajo por delante porque los riesgos para la estabilidad financiera y el crecimiento económico amenazan con ser importantes, indicó el lunes Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo.
 Hablando en condición de presidente del Foro Mundial de Economía en el Banco de Pagos Internacionales, o BPI, Trichet dijo que "no hay tiempo para la autocomplacencia". "Gracias a las medidas especiales, evitamos una depresión y estabilizamos la situación pero, naturalmente, sigue habiendo un gran número de asuntos sin resolver", dijo Trichet en una rueda de prensa.

Los comentarios se producen después de que el Grupo de los 20 países más industrializadas del mundo --que representan un 85% de la economía mundial-- aprobaran este fin de semana un calendario para aplicar medidas que reequilibren la economía mundial.

El G20 también acordó mantener sus políticas de estímulo fiscal, a pesar da las señales que sugieren que la economía se está recuperando.