Una vez que el mandatario de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha hablado llegan las primeras interpretaciones. Desde Inversis Banco reconocen que lo importante está en ver qué piensan los mercados: el dólar sube, mejora la renta variable y ligeras compras de bonos.

• ¿Medidas de la FED? Reconociendo que la FED dispone de un abanico de instrumentos, nos emplaza a la reunión de septiembre (días 20 y 21) donde se darán a conocer. De momento, nada de QE3, ni de gestión del balance de la FED, ni objetivos de inflación.Pensemos que hace sólo un par de semanas que habló la FED, dando claridad sobre los tipos en mínimos para 2 años y en una decisión envuelta en polémica (mayor grado de disensión en el FMOC de los últimos años).

• Hincapié en el papel de la clase política: "la mayoría de las políticas económicas que apoyan el crecimiento robusto a largo plazo están fuera del ámbito del banco central". Necesidad de sostenibilidad fiscal en EE UU, pero aunque el tema ha de ser abordado con urgencia, los políticos no deberían de olvidar la fragilidad de la recuperación actual. Recortes fiscales sí, pero ojo con el corto plazo.

• Ciertos avisos a Europa: la crisis soberana (junto a la preocupación sobre la situación fiscal en EE UU) han dañado la confianza y suponen un claro riesgo para el crecimiento; y tiene confianza en que sus colegas europeos "tomen todos los pasos necesarios y apropiados para encarar los problemas de forma amplia y efectiva".

• Confianza de largo plazo sobre la economía americana: no cree que el potencial de crecimiento americano esté afectado de manera significativa. De corto plazo, nombra "responsables" del menor crecimiento frente a otras crisis al sector inmobiliario (¿podríamos ver medidas en este frente?) y al financiero.

Y lo importante, ¿qué piensan los mercados? Sube el dólar (¿QE3 algo más descartable, aún?), mejora la renta variable tras la caída inicial (¿demasiado pronto para grandes anuncios?) y ligeras compras de bonos.