Medio centenar de trabajadores de Clesa y Royne se reúnen para pedir de manera urgente el concurso de acreedores.
Siguen los problemas para el patrimonio de los Ruiz Mateos y los grupos que conforman el conglomerado Nueva Rumasa. Alrededor de medio centenar de trabajadores de Clesa y Royne se han concentrado este viernes a las puertas de la sede de los juzgados centrales de lo contencioso-administrativo de Madrid.
 
En declaraciones a Europa Press TV, el portavoz del comité de empresa de Clesa, Luis Muñoz, ha reclamado que el juez asignado para gestionar el caso estime el concurso lo más urgentemente posible, debido a la situación por la que están atravesando los trabajadores de la compañía.