El grupo japonés Toyota retornó a la rentabilidad en su tercer trimestre fiscal (octubre-diciembre) gracias a su plan de contención de costes y al aumento de sus ventas mundiales, anunció hoy la multinacional nipona, que revisó al alza sus previsiones para el ejercicio fiscal y cifró en 2.000 millones de dólares (1.430 millones de euros al cambio actual) el coste de las llamadas a revisión de 8 millones de vehículos potencialmente defectuosos. En concreto, Toyota obtuvo un beneficio neto de 153.200 millones de yenes (1.067 millones de euros al cambio actual) entre octubre y diciembre de 2009, frente a unas pérdidas de 164.700 millones de yenes (1.300 millones de euros) en el mismo período del ejercicio precedente.