El grupo japonés Toyota aseguró el jueves que mantenía sus previsiones de ventas anuales en el mercado estadounidense al calificar de temporales los efectos de la crisis del sector de préstamos de riesgo en Estados Unidos. El gigante japonés trata de arrebatar este año a General Motors el título de primer vendedor de automóviles del mundo, después de siete décadas de liderazgo indiscutible del grupo estadounidense.