La joyería estadounidense de alta gama Tiffany obtuvo en el primer trimestre de su año fiscal, que concluyó el 30 de abril de 2010, un beneficio de 81 millones de dólares.
Un beneficio que supone un 25,8% más en comparación con los 64,4 millones de dólares (45,4 millones de euros) que ganó en el mismo periodo del ejercicio anterior, según informó la compañía en un comunicado.
 
Las ventas netas de la firma joyera alcanzaron en el primer trimestre de su año fiscal los 761 millones de dólares (536,6 millones de euros), un 20,1% más en comparación con los 633,5 millones de dólares (446,8 millones de euros) que ingresó en los tres primeros meses de su ejercicio anterior.

Sin embargo, lo importante fueron las proyecciones de la compañía para el próximo ejercicio. El fabricante de joyas espera elevar el beneficio por acción hasta los 3.45 y los 3.55 dólares para 2012. Unas estimaciones que le han proporcionado subidas de más del 3% en la preapertura de Wall Street.