Thyssenkrupp obtuvo un beneficio neto de 101 millones de euros en el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2010-2011.

Esta cifra supone una caída del 48%, respecto a los 195 millones de euros que ganó en el mismo periodo del año fiscal anterior.

La cifra de pedidos del grupo alemán alcanzó los 11.260 millones de euros en el primer trimestre de su ejercicio fiscal, un 21% más que los 9.328 millones de euros que registró un año antes.