Thales tuvo 12 millones de euros de beneficio en el primer semestre frente a los 289 millones que había conseguido en el mismo periodo de 2008, lo que el grupo francés de electrónica de defensa atribuyó al contexto financiero global, pero también a problemas de varios de sus problemas. El resultado operativo corriente, después de las reestructuraciones, se limitó a 68 millones de euros, un 82% inferior al de los seis primeros meses del pasado año.