La inmobiliaria Testa pagará mañana un dividendo complementario de 0,143 euros brutos por acción. Una vez descontada la retención fiscal del 18% con la que Hacienda grava este tipo de retribuciones, el importe neto del dividendo será de 0,117 euros. Para hacer frente a este pago, la sociedad deberá desembolsar 16,5 millones de euros, que se repartirán entre los 115 millones de acciones que componen su capital social.