Telefónica presentó el primero de sus productos ecológicos, un terminal móvil de Nokia, que se enmarca dentro de la estrategia de la compañía para promover que el sector tecnológico sea un centro de solución del problema de cambio climático. A finales de junio Telefónica anunció la creación de la Oficina de Cambio Climático para coordinar las acciones de todo el grupo y conseguir que se cumpla el compromiso de que antes de 2015 el consumo de su red sea un 30% más eficiente, lo que supondrá una importante reducción de emisiones indirectas de CO2.