Primero fueron los bancos…y ahora le toca el turno a Telefónica. Moody´s cumple su promesa y rebaja el rating de la operadora hasta Baa2 con perspectiva negativa. La etiqueta España, vuelve a perjudicar.
La amenaza se ha cumplido: Telefónica es rebajada hasta Baa2, tal y como advertía el pasado 25 de mayo. La agencia de calificación ha dado tres motivos para justificar esta rebaja: las duda sobre la evolución macro de España, el impacto del consumo además de la fuerte política de retribución a sus accionistas, que limita la capacidad de la empresa para generar flujo de efectivo para reducir su deuda, así como al riesgo para ejecutar su estrategia de desapalancamiento.

Y es que si la deuda pesa…la etiqueta España, también. De hecho, el valor se deja más del 26% en bolsa desde comienzos de año. En línea con la penalización que se deja el selectivo español en el mismo período.

Gráfico Telefónica (verde)-Ibex 35(naranja) Fuente: bloomberg


Pero ¿y ahora? Lo que están buscando los mercados “es una acción coordinada de los bancos centrales”, explica Juan Pedro Zamora, de XTB. Si tenemos en cuenta que la FED, tarde o temprano, pondrá más medidas sobre la mesa y que, el BCE hará lo mismo, las bolsas subirán. Y Telefónica no será una excepción. Un posible movimiento al alza del selectivo español “podría llevar las cotizaciones hasta zonas de resistencias estáticas y dinámicas anteriores como son las líneas horizontales marcadas en los gráficos como zonas de soportes anteriores que ahora se han convertido en resistencia. Y por otro lado la media 150 ponderada color rojo( cuando es bajista) que ha actuado en todos los gráficos como zona de resistencia dinámica en toda la caída de la cura de precios”.

Gráfico Telefónica


Ese será sin embargo, uno de los pocos argumentos que tenga la operadora para subir. El valor “se encuentra dentro de los diez sectores más bajistas del conglomerado bursátil europeo”, según los expertos de Enbolsa.net. Quizás por ello, la operadora está perdiendo la confianza de los brokers y casas de análisis, que han rebajado hasta los 11 euros de media el precio objetivo de la compañía, frente a los 14-17 euros que se mantenían hace un año.